UNAMCAM-UNAM

  • Reporte de Investigación 121. México: Desde 2012 existían las condiciones para bajar el precio de la gasolina

    Publicado el Martes 3 de Noviembre de 2015 12:58 am CAM 3 comentarios

    nueve

    Contenidos:

    México: Desde 2012 existían las condiciones para bajar el precio de las gasolinas [ir]

    De las gasolinas en México y Estados Unidos [ir]

    ¿Cuántos litros de gasolina puedes comprar con un salario mínimo? [ir]

    ¿Cómo sostendrá el gobierno importar la gasolina sin aumentar su precio? [ir]

    México, importador de gasolinas [ir]

    Sobre los precios de las gasolinas [ir]

    ¿Va a disminuir el precio de las gasolinas en México? [ir]

    Fuentes consultadas [ir]

    Si deseas una copia del presente Reporte de investigación, puedes solicitarla poniéndote en contacto con el CAM.

    México: Desde 2012 existían las condiciones para bajar el precio de las gasolinas

    La presente inestabilidad de la moneda mexicana dada su devaluación con respecto al dólar estadounidense tiene diversos efectos negativos en la economía nacional, pero la problemática no recae en el gobierno y en los dueños de los grandes negocios que bien saben atenuar determinados efectos y algunos hasta beneficiados resultan de esto. Los verdaderos afectados y en quiénes recae inmediatamente la inestabilidad económica del país son la clase trabajadora, son ellos quienes llevan más de treinta años sosteniendo la pérdida del poder adquisitivo, además de sostener otras tantas pérdidas como sus prestaciones laborales.

    Resulta que los trabajadores mexicanos son de los más productivos del mundo, y resulta también que son los menos retribuidos, aunado a esto, la estabilidad laboral se ha vuelto casi una imposibilidad. Las familias mexicanas reconocen que cada día están peor, que no pueden comprar sus bienes necesarios en efectivo y que recurren al crédito que además es insostenible y por cierto un negocio enorme para el capital financiero.

    Este reporte de investigación es actualización de algunos datos del reporte 107 “Sin combustible los trabajadores mexicanos”, en dicho reporte se concluía que el encarecimiento del combustible mes con mes repercutía en el aumento directo del precio de los alimentos, también se demostraba que el precio de las gasolinas en México era mayor que en Estados Unidos.

    Por diecisiete años el gobierno mexicano sostuvo una política de aumentos graduales en los precios de las gasolinas, su justificación era proteger a los consumidores ante las abruptas oscilaciones de los precios internacionales, pero la verdadera razón era eliminar el subsidio.

    En la siguiente gráfica se muestra desde 1997 la tendencia creciente en el precio de las gasolinas que se consumen en México, diésel, magna y premium.

    Gráfica I

    uno

    Gráfica II

    dos

    Si se compara el precio de las gasolinas en México y Estados Unidos (gráfica I y II) observamos que en ambos países hay un aumento general del precio, sin embargo, la tendencia en el caso mexicano es siempre al alza, contrario al caso estadounidense en el que observamos periodos de disminución (2009, 2013 y 2015).

    Después de diecisiete años continuos en los que las gasolinas en México sólo aumentaron sus precios, ésta política al parecer cambió, 2015 es el primer año que el precio de las gasolinas aumentó sólo una vez, sin embargo nosotros nos preguntamos si el gobierno será capaz de continuar con la promesa de mantener el precio o incluso bajar el precio de las gasolinas en enero de 2016 como mencionó recientemente ante la prensa Videgaray[1], titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Si bien, es cierto que México es un país petrolero, es decir, exporta crudo, no tiene la infraestructura para refinarlo y producir los derivados del petróleo que se requieren para satisfacer el consumo nacional, la política en términos de energía está enfocada en permitir que las empresas privadas extranjeras y nacionales extraigan el crudo y exploten el recurso, no así a refinarlo y distribuirlo en el país.

    El Estado mexicano se negó a desarrollar la infraestructura para refinar el petróleo, bajo el cobijo de la reciente reforma energética, el grueso de la inversión ya no será mexicana y continuará la dinámica de extracción petrolera, así, cuando México necesite utilizar los productos derivados tendrá que importarlos. Esta política lo único que genera es una mayor dependencia al extranjero, primero porque el precio de los derivados que son necesarios se compraran en dólares y si el tipo de cambio continua a la alza serán más caras las importaciones, así, el costo de no invertir en la industria nacional será comprar caro el proceso de producción porque la materia prima es mexicana, además de la devastación ambiental causada por la extracción desmedida de las compañías trasnacionales, aunado a eso el campo mexicano ha dejado de producir los alimentos que satisfacen las necesidades de su población, cabe señalar que éstos también se han importado a precios elevadísimos.

    De las gasolinas en México y Estados Unidos

    Comparando el precio de las gasolinas en ambos países obtenemos como resultado que:

    La premium en México es $2.85 más cara; el diesel es $2.61 más caro; y la magnum $2.34 más cara que en Estados Unidos.

    En las siguientes dos gráficas observamos el precio del diesel y premium en México y EUA, el precio está en pesos mexicanos con la finalidad de comparar el comportamiento en la serie histórica.

    En 18 años en México el litro del diesel aumentó $11.78 y en EUA aumentó $9.1 pesos.

    Gráfica III

    tres

    En 18 años la gasolina premium en México aumentó $10.65, mientras que en EUA aumentó $8.67 pesos.

    Gráfica IV

    cuatro

    ¿Cuántos litros de gasolina puedes comprar con un salario mínimo?

    Las siguientes gráficas V y VI son un comparativo de los litros de gasolina que pueden comprar los trabajadores mexicanos y estadounidenses con un salario mínimo de su país, suponiendo que se gastaran todo su salario en la compra de gasolina, en este caso no se homologó el tipo de cambio para mostrar el panorama real de cada país, se tomó el salario mínimo establecido y el precio corriente en pesos y dólares, según el caso.

    Los resultados nos muestran que durante el periodo estudiado los trabajadores estadounidenses pueden comprar más gasolina que los mexicanos con su salario.

    En agosto de 2015, con un salario mínimo en EUA se puede comprar el doble de litros de premium y diesel que en México, o sea casi 5 litros más. A pesar de que en EUA el salario mínimo no ha aumentado desde 2009 en un año los precios de las gasolinas han disminuido. A partir de 2011 se observa un mayor poder de compra de gasolina en EUA disminuyendo en México también a partir de ese año, así se observa cómo se va abriendo la brecha entre ambos países.

    Gráfica V

    cinco

    Gráfica VI

    seis

    ¿Cómo sostendrá el gobierno importar la gasolina sin aumentar su precio?

    Para comprender la siguiente parte del reporte es necesario mencionar cómo se compone el precio de la gasolina en México.

    Como cualquier otra mercancía las gasolinas tienen un precio de producción y un precio de mercado. El precio de producción, que para el caso de las gasolinas mexicanas es un proceso interrumpido, porque México extrae el crudo que vende a otros países, quienes lo compran para refinarlo y lo venden en el mercado internacional como gasolina, pero este precio ya incluye un margen de ganancia. México importa esta gasolina al precio internacional del mercado, y como el país al que le consume alrededor del 60% de gasolinas es Estados Unidos, el precio que ellos establecen es nuestro referente.

    Al entrar la gasolina al mercado mexicano, PEMEX se encarga de la distribución y comercialización; el precio de venta al público se compone de: gastos de operación, impuestos y un margen de ganancia para los accionistas de las gasolineras.

    Cuando el precio internacional aumenta los impuestos a las gasolinas son negativos, es decir se convierten en subsidio, pero cuando los precios internacionales son bajos, el impuesto es positivo y el gobierno decide cómo y en dónde utilizar ese dinero que se recaba.

    México, importador de gasolinas

    En las siguientes gráficas se muestra el volumen de gasolinas importadas y el diesel, se observa claramente que las importaciones aumentaron de manera acelerada a partir de 2003, en particular la compra del diesel se eleva a partir de 2010 de 47.491 a 147.4 mil barriles en promedio por año.

    Gráfica VII

    siete

    Las gráficas VII y VIII muestran el volumen y el valor de las importaciones, ambas se deben analizar en conjunto porque curiosamente a partir de 2013 el valor de las importaciones disminuye, lo cual indicaría una contradicción al revisar la gráfica del valor, pues a mayor consumo, mayor debería ser el gasto, o el valor de las importaciones. Dicha contradicción, condujo la investigación a dar respuesta y analizar este comportamiento, para ello fue necesaria la búsqueda del precio de importación de las gasolinas.

    Gráfica VIII

    ocho

    Sobre los precios de las gasolinas

    Como se mencionó con anterioridad parecía haber una contradicción entre el volumen y el valor de las importaciones de gasolinas, sin embargo, las siguientes gráficas demuestran que no existe tal error, y que la disminución en valor de las importaciones se explica porque a partir de 2013 los precios de las gasolinas, en los tres casos magna, premium y diesel disminuye, además en este año el gobierno logra terminar con el subsidio que le daba a la gasolina, cabe mencionar que este logro es producto de los deslices en el precio, y que el costo lo arrastra ahora la población que consume gasolina.

    Comenzaremos atando cabos;

    • Mientras ya se logró eliminar el subsidio y ya no hay razón para incrementar el precio de las gasolinas, porque además en el mercado internacional son más baratas, el precio de éstas en México no disminuyó, contrario a eso en 2013 y 2014 continuaron los deslices.

    En las siguientes tres gráficas se muestra el comportamiento de las gasolinas en cada caso, la brecha que existe entre ambos precios nos indica el monto destinado a: costos de operación; impuestos, o el margen de ganancia (en mayor o menor medida).

    Mientras el precio de venta al público se mantenga por encima y alejado del precio de importación indica; una mayor recaudación de impuestos o una mayor tasa de ganancia, puesto que los costos de operación no varían abruptamente.

    La diferencia entre ambos precios para este año 2015, es de $5.11, es decir, por cada litro de premium vendida se recaban $5.11 pesos. A partir de 2013 se obtienen altas tasas de ganancia de la venta de gasolinas que se traducen o en ingresos del Estado o del sector privado.

    Gráfica IX

    nueve

    La magna tiene un comportamiento similar, pero el monto de diferencia es menor que en la premium, para 2015 es de $4.30. Se observa que es la gasolina que ha tenido un mayor subsidio, en 2007-2009 y en 2011-2013, una posible explicación al por qué los deslices mensuales fueron mayores en la gasolina de este tipo, además fue una de las gasolinas más consumidas, esto está cambiando, más adelante ahondaremos sobre este punto.

    Gráfica X

    diez

    Gráfica XI

    once

    El diesel es el caso más dramático, es la gasolina que más incrementó su precio, en 2015 la ganancia representa $6.76 pesos.

    En los tres casos el precio internacional de las gasolinas muestra un descenso a partir de 2013, esto se debe en parte a la baja del precio del petróleo que comenzó alrededor de septiembre de 2014 y continúa sin recuperarse.

    El incremento en los precios de las gasolinas también ha cambiado el consumo de la población mexicana con respecto a éstas, como se observa en la siguiente gráfica a partir del 2005 comienza a descender el volumen de ventas de la gasolina magna que tenía el primer lugar en consumo nacional, y la premium aumenta sus ventas cuando a partir de 2011 el precio en el mercado de éstas casi se equipara.

    Gráfica XII

    doce

    ¿Va a disminuir el precio de las gasolinas en México?

    En esta última parte del reporte comenzaremos a concluir sobre algunos puntos, se buscará responder la pregunta del subtitulo del apartado anterior, y esbozaremos los panoramas sobre el precio de las gasolinas.

    De acuerdo con los datos recabados, desde 2013 había condiciones para que el precio de las gasolinas bajara, o incluso se mantuvieran fijos, lo que el gobierno de Enrique Peña Nieto pretende vender a la población como una política de tipo populista es una mentira.

    Cuando Videgaray declara que el precio puede incluso disminuir es porque se proyecta que el precio del crudo se mantenga bajo, y esto mantendrá también el precio de las gasolinas bajo como hasta ahora, sólo que dejarían de obtener una gran cantidad de dinero vía impuestos, lo cual no quiere decir que dejen de recabarlos, puesto que el precio en México seguiría siendo mayor que el de la gasolina internacional.

    Con el análisis anterior también se explica el que este año no haya aumentado el precio, y sin embargo, se observa una recaudación de impuestos positiva.

    Bajo esta dinámica, el gobierno puede mantener los precios, incluso bajarlos a pesar de que las importaciones continúen en aumento, el problema surgirá cuando el precio del petróleo comience a elevarse, y por ende el de las gasolinas internacionales también.

    Uno de los grandes negocios para los que se instrumentó la reforma energética, no sólo implica la explotación del crudo y su extracción, sino además un mercado de consumo en el que podrá venderse libremente la gasolina a los precios que las empresas extranjeras los ajusten, así el primero de enero de 2017 se abrirá la importación de petrolíferos y la posibilidad de que los inversionistas trasnacionales o nacionales puedan vender gasolinas a la población mexicana, es decir ya no será sólo PEMEX, pues compartirá las ganancias con las trasnacionales.

    Como se sabe, quien seguirá pagando las consecuencias en el alza de precios de gasolinas es la población, ya que el alza en los precios repercute en todos los productos; a corto plazo en los alimentos, en mediano o largo plazo afectará a las demás mercancías que requieran ser transportadas.

     

    Fuentes consultadas:

    Banco de datos del Centro de Análisis Multidisciplinario, CAM-UNAM

    Banco de México http://www.bancodemexico.gob.mx/

    Banco Mundial http://www.worldbank.org/reference/?lang=es

    Dirección General de los Servicios de Documentación, Información y Análisis, SEDIA

    El economista http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2015/09/09/cuales-son-las-expectativas-videgaray-2016

    Instituto Nacional de Geografía y Estadística, INEGI http://www.inegi.org.mx/

    Petróleos Mexicanos, PEMEX http://www.pemex.com/Paginas/default.aspx

    U.S Departament of labor.

    U.S Energy Information Administration (EIA).

     

    _____ Notas ______

    [1] Disponible en la web: http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2015/09/09/cuales-son-las-expectativas-videgaray-2016

     

     

    2 Respuestas a “Reporte de Investigación 121. México: Desde 2012 existían las condiciones para bajar el precio de la gasolina” Icono RSS


    1 Trackbacks / Pingbacks

    Comenta

    Por favor acompleta el campo vacío para verificar que eres humano * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), derechos reservados 2013 - 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos
Suscríbete a los contenidos del CAM

¿Te gusta este artículo? ¡Suscríbete a nuestras publicaciones!
No olvides revisar tu correo para confirmar la suscripción