UNAMCAM-UNAM

  • Reporte de Investigación 120. México: Esclavitud moderna. Cae 78.71% el poder adquisitivo

    Publicado el Jueves 11 de Junio de 2015 12:47 pm CAM 11 comentarios

    grafica0

    Contenidos:

    Introducción [ir]

    1.- ¿Cuál debería ser el salario para poder adquirir una Canasta Alimenticia Recomendable (CAR)? [ir]

    2.- ¿Cuál es el poder adquisitivo del salario mínimo en México durante el período de 1987 al 2015? [ir]

    3.- ¿Cómo afectan los incrementos en los precios, el consumo de las familias? [ir]

    4.-Salario versus el precio de la CAR. [ir]

    5.- ¿En dónde es más cara la Canasta Alimenticia Recomendable? [ir]

    6.-Tiempo de trabajo para adquirir una Canasta Alimenticia Recomendable [ir]

    7.- ¿De qué tamaño es el despojo en el consumo de los trabajadores asalariados? [ir]

    Si deseas una copia del presente Reporte de investigación, puedes solicitarla poniéndote en contacto con el CAM.

    Introducción.

    Últimamente, hemos presenciado la fuerte discusión por la lucha de una mejor calidad de vida a partir de un aumento del salario mínimo de los trabajadores. Pero, ¿en realidad se mejoró la situación de los trabajadores mexicanos? Precisamente ese es el objetivo de este reporte de investigación, verificar el nivel de la calidad de vida de un trabajador contrastando el salario mínimo con el precio de la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), con fines de dimensionar el nivel del poder de compra del salario. Esto implica dar cuenta del lugar comercial (tianguis, mercado o supermercado) donde es más accesible comprar la CAR, información que puede contribuir a desmentir algunos mitos que han sido financiados por la campaña de los supermercados.

    El salario mínimo no cumple con lo establecido constitucionalmente en el artículo 123 sección VI “…los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. Los salarios mínimos profesionales se fijarán considerando, además, las condiciones de las distintas actividades económicas.

    El salario en México es letra muerta, no alcanza para que una familia mexicana pueda vivir dignamente, como se explica a lo largo del reporte de investigación.

    1.- ¿Cuál debería ser el salario para poder adquirir una Canasta Alimenticia Recomendable (CAR)?

    En tan sólo 17 meses de gestión del presidente Enrique Peña Nieto se ha incrementado el precio de la Canasta Alimenticia Recomendable[1] (en adelante CAR) respecto al aumento del salario mínimo. En el año 2015 el salario para la zona geográfica “A” llegó a 70.10 pesos diarios[2], insuficiente para adquirir una CAR, pues, para que un trabajador y su familia puedan comprar diariamente dicha canasta deben tener un salario mínimo diario de 201 pesos, es decir, lo equivalente a casi tres salarios mínimos. Cabe señalar que dicho salario es sin considerar gastos de vivienda, salud, vestido y calzado, transporte, escuela, etcétera. Dicha situación ha precarizado el consumo y la calidad de los alimentos que hoy  puede comprar una familia mexicana.

     

    2.- ¿Cuál es el poder adquisitivo del salario mínimo en México durante el período de 1987 al 2015?

    La realidad precaria de la clase trabajadora producto de las políticas salariales de los gobiernos neoliberales, da cuenta de un adverso panorama. El último incremento al salario mínimo (para el año 2015) fue del 4.2 %, es decir, de 2.81 pesos diarios, bastaron sólo tres meses del 2015 para que quedara pulverizado dicho incremento, por lo que después del mes de marzo todo el aumento de los precios en los alimentos y servicios se acumulará a la pérdida del poder adquisitivo. Para ser más claros, entre el 16 de diciembre de 1987 y el 15 de abril del 2015 el precio de la CAR aumentó casi el 5,000 % mientras que el salario mínimo sólo lo hizo en 1,000 %, podemos decir que existe una relación de 5 a 1. Lo anterior se ha expresado durante el neoliberalismo en una pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario del 78.71%, es decir, se ha contraído en tres cuartas partes el consumo respecto a 1987. La precarización del trabajo a nivel general, puede leerse como el costo que nos han impuesto mediante la política económica diversos gobiernos, así como los empresarios y los sindicatos charros que han enarbolando la bandera de la competitividad de la mano de obra y en los hechos, lo único que buscan es colocar y mantener el precio de la fuerza de trabajo mexicana como una de las más baratas a nivel mundial, y eso sí es una ventaja, especialmente para las empresas transnacionales.

    cuadro1

     

    cuadro2

    ¿Qué ha sucedido con el salario mínimo durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que llegó a la presidencia mediante consignas como “el presidente que haría valer más tu salario”? Lo primero que debe señalarse es que lejos de generar un cambio en el rumbo de las políticas salariales y laborales, las ha profundizado en detrimento de los intereses de los trabajadores y sus familias; estamos ante un escenario donde todo puede subir de precio (y así sucede), menos el salario. Hagamos un inventario de lo que ha sucedido con el salario en estos 17 meses de gobierno del PRI. El salario mínimo se ha incrementado de manera acumulada en 8.25%, es decir del año 2013 al año 2015 aumentó de 64.76 pesos a 70.10 pesos diarios, incrementando 5.34 pesos, en contraste el precio de la CAR, que ha crecido aproximadamente 17%. Es decir, del año 2013 al año 2015[4], la  CAR pasó de 171.86 pesos a 201.01 pesos, amentando 29.15 pesos. Vale señalar que faltan 7 meses aún para concluir el 2015, y que, con base en la tendencia mencionada, es probable que continúen subiendo los precios de los alimentos, no así el salario. En conclusión, la pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario en la gestión de Enrique Peña Nieto es del 7.45%, lo que deja la duda de cuánto será el monto del salario mínimo al finalizar dicha administración en el 2018. Siguiendo las estimaciones previas, nosotros calculamos que rondará los 79 pesos diarios. Por otra parte, ¿cuánto aumentará el precio de la CAR?, ¿hasta dónde llegará la pérdida del poder adquisitivo del salario durante la actual gestión y qué sucederá con los que prosigan a este gobierno?, y la pregunta más importante ¿podrá el pueblo trabajador seguir soportando esta situación?

      

    3.- ¿Cómo afectan los incrementos en los precios, el consumo de las familias?

    El incremento sostenido en los precios ha tenido como consecuencia una contracción en el consumo y en la calidad de los alimentos. Las familias mexicanas han dejado de comprar el 129% de la CAR, es decir, en 1987 con un salario mínimo diario un trabajador podía comprar poco más de 1 y ½ CAR,  casi treinta años después con un salario mínimo sólo se puede comprar el 35% de una CAR. Es inminente preguntarnos en la mesa de quiénes estarán esos alimentos de los que han sido despojados los trabajadores.

    cuadro3

    4.-Salario versus el precio de la CAR.

     

    La brecha entre lo que ganan los trabajadores mexicanos y el comportamiento de los precios de los alimentos, muestra una progresiva devaluación del salario mínimo, mostrando el verdadero rostro y sentido de las políticas salariales y económicas que vienen implementándose.

    grafica1

    5.- ¿En dónde es más cara la Canasta Alimenticia Recomendable?

    Sumado a la situación económica actual de los trabajadores mexicanos y sus familias, se presenta el embate mercadotécnico de las grandes cadenas comerciales, que han manipulado la orientación y las decisiones para elegir en dónde hay que comprar. Se piensa que es mucho más barato y sencillo asistir con los grandes monopolios de la distribución de alimentos, enseres domésticos, electrónicos, herramientas, medicamentos, vestido y calzado, y demás productos que cotidianamente requiere una familia mexicana.

    cuadro4

    Como ya hemos mencionado en reportes anteriores estos monopolios cuentan con la complicidad del gobierno federal y de los gobiernos estatales, que mediante la extensión de los famosos vales de despensa obligan a los trabajadores a asistir a los supermercados, pues sólo pueden canjearlos en dichos comercios.

    La forma en que son afectados los trabajadores se puede observar claramente en el cuadro N°4, donde está claro que de ningún modo es más barato consumir en los supermercados, pues una tendencia que se ha mantenido, es que los lugares más baratos para adquirir la CAR son los tianguis y mercados públicos. Vale preguntarnos aquí, ¿Cuál sería el impacto en las familias mexicanas si desaparecen los tianguis?, y ¿qué intereses y sectores estarían tras este tipo de propuesta?

     

    6.-Tiempo de trabajo para adquirir una Canasta Alimenticia Recomendable

    Durante la década de los años 80 México se inserta en la dinámica mundial del neoliberalismo, asumiendo que el trabajo asalariado precarizado será una de las condiciones para estimular la inversión extranjera y activar la economía. El resultado de treinta años de dicho modelo económico puede observarse mediante el indicador del  tiempo de trabajo, que es el tiempo que el trabajador deberá destinar a laborar para poder adquirir los alimentos para su familia. Lo que hemos observado en esta realidad del trabajador asalariado mexicano es que para el año de 1987 debía de laborar 4 horas de una jornada de trabajo de 8 horas para así poder comprar una CAR, sin embargo, el nivel de despojo al que ha sido sujeto el trabajador en los últimos casi treinta años refleja una guerra y nueva geografía sobre la realidad de los trabajadores, puesto que, hoy día el mismo trabajador tiene que destinar prácticamente 23 horas más con respecto de 1987, es decir, aumentó en 19 horas el tiempo de trabajo necesario para poder adquirir la CAR. Parce lejano el tiempo (finales del siglo XIX), en los que Marx discutía y argumentaba con los capitalistas que el trabajo era la única mercancía en la que el capitalista buscaría obtener un mayor beneficio de lo que produzca, que por lo que le pague al trabajador por todo su trabajo[5]. Esto no es una casualidad, ni obedece al “mero acontecer”, sino que obedece al modo de operar y reproducirse del capitalismo. Y en este marco, estamos demostrando que este sistema requiere hoy de un trabajador asalariado mexicano que llegué a reproducir su salario en 9 minutos de una jornada laboral pero que se vea forzado a trabajar, él y su familia, casi 23 horas diarias.

    Gráfica No. 2.

    grafica2

     

    ¿Cómo es que el trabajador afronta y trata de resolver esta lógica del capital? Esto lo resuelve buscando otra “chamba”, y/o logrando que más miembros de la familia se incorporen al trabajo. Ante este escenario es aún más desalentador observar que la tasa de desempleo[6] en México (2014) es de 14.9%, es decir, hay, en términos reales  8 millones 735 mil 356 trabajadores desempleados.

    Con respecto a las horas trabajadas al año a nivel mundial, si consideramos lo antes mencionado el siguiente cuadro es claramente comprensible.

     horas-trabajadas

     

    7.- ¿De qué tamaño es el despojo en el consumo de los trabajadores asalariados?

    A continuación presentamos una serie de gráficas, para ejemplificar el nivel de despojo al que somos sujetos los trabajadores.

    Gráfica No. 4

    grafica4

    En 1976, con un salario mínimo diario  se podían comprar casi tres kilos de carne, siendo bastante claro que es a partir de 1982 que se invierte esta relación, es decir, el precio de la carne se encuentra por encima de lo que recibe un trabajador como paga. Hoy día con un salario mínimo sólo se puede comprar medio kilo de bistec de res. Es el resultado de las políticas salariales y del método adoptado por los gobiernos para “hacer competitiva” una mano de obra productiva y barata.

     Cuadro No. 5grafica5

     

     

     

     

     

    Fuentes:

    Ley Federal del Trabajo.

    Comisión Nacional de Salarios Mínimos, CONASAMI.

    Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

    Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.  (INEGI)

    Cámara de Diputados.

    Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”

    Banco de México.

    Base de Datos: Centro de Análisis Multidisciplinario CAM-UNAM

    Resultados del Cuestionario sobre precios de productos básicos del Centro de Análisis Multidisciplinario. Levantado entre el 3 y el 14 de abril de 2015

     

    Notas:

    [1] La Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), es una canasta que fue diseñada por el Dr. Abelardo Ávila Curiel del Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Subirán”, y que se encuentra integrada por 40 alimentos, para la ingesta diaria de una familia tipo de 4 integrantes (2 adultos y 2 jóvenes). En el cálculo del precio de la CAR no se consideran gastos en salud, vivienda, vestido y calzado, educación, etc.

    [2] Vigente a partir del 1° de enero del 2015 en la zona geográfica “A”.

    [3] En el cuadro N°1 se hace referencia al salario mínimo diario para la zona geográfica “A”. Se decidió tomar el dato del salario mínimo diario en la zona “A” porque es el más alto de las dos zonas geográficas, la CAR hace referencia solo a los alimentos que recomienda el Instituto Nacional de Nutrición y que debería de consumir una familia en México.

    [4] El precio calculado para la CAR es al 15 de abril del 2015, el cual seguramente aumentará al mes de diciembre.

    [5] su valor de uso será mayor al de su valor de cambio

    [6] “Desempleo y menos paga por más horas de trabajo: resultados a dos años de la reforma laboral, en Reporte de investigación 118 del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM”. México. 2015.

     

    6 Respuestas a “Reporte de Investigación 120. México: Esclavitud moderna. Cae 78.71% el poder adquisitivo” Icono RSS

    • excelente información, creo que deben difundirla en más lugares.

      Gracias compañeros del CAM!!!!

    • Excelente análisis, siempre he argumentado que este tipo de análisis deben ser utilizados para el recálculo de los salarios mínimos y para la generación de políticas económicas enfocadas a resolver esta problemática; los cuales considero también, que ya no deben estar indexados a los cálculos de la hacienda publica, por ejemplo: multas, pagos, fianzas, etc. Me gustaría ver cual es el porcentaje de personas de la PEA que gana un salario mínimo y cual es el nivel de salario remunerados donde se encuentra la mayoria de la población, esto con la finalidad de saber a que nivel de pobreza nos encontramos la mayoría de la población. Felicidades siguen siendo la contraposición de los datos maquillados.

    • Compañeros: Estos reportes deberían ser conocidos por los sindicatos de trabajadores, para cuando menos debatir en sus respectivas organizaciones, y tener elementos para sus respectivas revisiones de Contratos Colectivos de Trabajo.

      Me parece que los dirigentes de los sindicatos charros, así como de los sindicatos llamados independientes, no han tenido el acierto ni siquiera de evaluar la situación salarial de sus agremiados.

      Será necesario que los trabajadores empecemos (una vez aconociendo la pérdida del poder adquisistivo del salario), empezar a trazar una ruta de lucha para la recuperación salaral, como por ejemplo, los aumentos de emergencia y el control de precios a articulos de consumo popular. Y como un obletivo a mediano plazo, el cambio de régimen economico.

    • Les extiendo mi reconocimiento por la labor académica y científica que nos proporcionan a quienes tenemos el creciente interés por estar informados de la situación salarial y económica de l@s trabajadores y las familias mexicanas. Esta información la traslado a los sectores de trabajadores y sindicalistas en lucha en el Estado de Jalisco, para su análisis, discusión y difusión, como es el caso de quienes integran la Asamblea Magisterial Democrática de Jalisco (AMDJ), el Sindicato Único de Académicos del Colegio de Bachilleres del Estado de Jalisco (SUACOBAEJ), el Movimiento de Resistencia Sindical de los Trabajadores del Seguro Social de Jalisco (MORESISS), el Sindicato de Empleados Públicos del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SEPSIAPA), el Sindicato Independiente de Trabajadores de Honda de México.

    • Es interesante e importante la información que ustedes brindan colectiva-mente para los diversos análisis y estudios multidisciplinarios

    • Si existen argumentos irrefutables que muestran lo injusto del salario, la unica explicación que encuentro para continuar disminuyendo el poder adquisitivo de los salarios es la perversa y abusiva explotación de empresarios y politicos ademas, si consideramos que por un lado los sindicatos están manipulados y por otro que aumenta la gente subcontratada; existira alguna solución?, estaremos condenados a la pobreza eterna? Me cuesta trabajo aceptarlo


    5 Trackbacks / Pingbacks

    Comenta

    Por favor acompleta el campo vacío para verificar que eres humano * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), derechos reservados 2013 - 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos
Suscríbete a los contenidos del CAM

¿Te gusta este artículo? ¡Suscríbete a nuestras publicaciones!
No olvides revisar tu correo para confirmar la suscripción